sábado, 13 de noviembre de 2010

NOVELA, CAPITULO 1

 PRINCIPIOS




Aquella mañana me levanté tarde, algo impropio en mí, y como cada vez que esto ocurría, estaba de mal humor. Mi madre me llevó al instituto, yo estaba muy enfadada con mis padres por aquella decisión que habían tomado hacía algunos meses. ¿ Por qué los demás iban al colegio en autobús y yo no? Pues las manías idiotas de mi padre, desde luego.

En el segundo trimestre de colegio había sucedido un accidente de autocar en el que murió mi mejor amiga, Marina. Desde aquel momento mi carácter había cambiado bastante, según decían mis compañeros de clase. A mi padre le entró el pánico, como siempre, y se lo pegó a mi madre, entonces hicieron la cosa más idiota del mundo... A partir de ahí: fuera autobús , hola coche de mamá.

Cuando llegamos al instituto, mamá frenó bruscamente, entonces soltó un "Adiós cariño", yo le respondí con un "Chao" y cerré la puerta del coche .Caminaba lentamente por los pasillos del instituto, pero cuando me dispuse a subir las escaleras, Me crucé con Ángela.

-Hola,¿ como te va Rose?.- dijo animadamente mientras no paraba de dar brincos a mi alrededor.- Magnífica mañana de lunes ¿eh?

- Si, genial.- respondí con sarcasmo.- sobre todo cuando tengo clase a primera con la profesora de mates.

- Claro, te entiendo.- soltó unas risitas por lo bajo.-Por cierto, ha llegado un nuevo chico al insti, y va en mi clase, ¿a que es genial?

- Si, supongo.- al ver mi reacción, su cara cambió para seria.

De repente, Ángela me agarró por el hombro y dio media vuelta, me llevó hasta el pasillo donde estaba su clase y entonces nos escondimos detrás de un grupo de hippies.


- Mira, es ese, a que es una monada.- dijo poniendo cara rara.- tiene unos ojos preciosos...

Casi podía imaginarme como le caía la baba, Ángela era muy buena, pero los chicos eran su debilidad.

- Ya se, te lo presentaré, así podré hablar con él, Sandra lo tiene "secuestrado" desde que llegó, no lo deja ni un momento.- Soltó unas risas tipo "Que plan tan fantástico se me acaba de ocurrir"

Antes de que pudiera negarme, ya tenía al chico delante de las narices. Era moreno, alto, musculoso, tenía unos pequeños ojos negros que le aportaban una pizca de misterio, erairresistible... pero sinceramente, no me gustaba, no era mi tipo. Además era el típico chulo que pensaba que las tenía a todas en el bote, ja, que engañado estaba.

-Sergio, ho hola.- dijo con un tono de voz super cursi.- ves, esta es la amiga de la que te hablaba, su nombre es Rose.

Ahh, Sergio, estupendo, ¿y para que quería yo saber que el pringado ese se llamaba Sergio?, dios, odiaba cuando Ángela se ponía estúpida, era horrible...

- Ah, ya me acuerdo, si, aquel día que hablamos. Así que esta es Rose, es muy guapa.- puso tono ligón, el típico tono que ponen los ligones cuándo van a ligar y me miró como miran los ligones cuando están ligando.

A Ángela le seguía cayendo la baba y no apartaba la vista de ese chico. Le mandé una indirecta muy directa al tal Sergio, de estas que matan, le puse una cara como diciendo " tío, ¿de que vas?", y le di la espalda. Acto seguido me dispuse a ir a clase. Ángela venía detrás de mí. ¡Qué pesada era, seguro que quería echarme la bronca por largarme así delante de su " bombón"!. De repente llegó la salvación, sonó el timbre.

Tras las dos primeras clases tocaba recreo, los recreos eran horribles desde que había muerto Marina, estaba sola, sin amigos. Ángela era dos años mayor que yo, y estaba con sus amigas mayores. Nadie quería acercarse a mí, era la chica rara. Así que me pasaba todos los recreos sentada en el banco del patio escuchando música o estudiando.

Perdida en mis pensamientos, así era como estaba en aquel momento, cuando alguien se sentó a mi lado. Quería saber quién era la persona que se había atrevido a acercárseme...

- Hola, ¿que tal las clases?

Oh no, era la pesadez en persona, SERGIO otra vez...
- Genial.- respondí lo más seca que pude.

- Bueno, me ha dicho Ángela, mira que es maja la chica, que vivimos en el mismo barrio.Quizás, si te apetece, podíamos quedar hoy por la tarde para dar una vuelta
.- dijo poniendo el tono de chulo ligón otra vez.

- No, gracias.- me levanté del banco, entonces me di cuenta de que Sandra me estaba lanzando una mirada furtiva. Era normal, Sandra y Sergio no eran novios, pero casi.

- Bueno, si hoy no puedes, quizá otro día.-insistió.

- Ni hoy ni ningún día.- no se daba cuenta de que no lo quería ver ni en pintura.- Además creo que si se lo pidieras a Sandra seguro que aceptaría.

- Ah, Sandra es solo una amiga... que pasa, ¿no te gusto?

- No, no es eso.- mentí convincentemente( bueno,en realidad era eso, pero tan solo en un 15%.)

- ¿Entonces?.- volvió a insistir.

Pensé " Qué chico más pelmazo", y cambié el 15% en 25%. Me mantuve en silencio y comencé a andar en dirección a la puerta trasera del centro, que llevaba a la cafetería.

- Respóndeme.- gritó.

Me había cansado, después de aquel numerito, todos hablarían mal de mí a mis espaldas.. pfff. Me dí la vuelta, lo miré a los ojos y le dije alto y claro:

- Cuestión de principios.

2 comentarios:

Smileey ;) dijo...

Me gusta tu forma de escribir, sigue así. :)

Anónimo dijo...

WOw escribes muy bien, cuando subes el proximo cap
Sigue asi
Me encanta tu blog
BSS