miércoles, 16 de mayo de 2012

Incongruencias verbales

Alop!!

He estado ausente por más de una semana, que se puede decir que es muuuuuuuuuucho tiempo. Y ahora he vuelto, porque ya tengo free time (olé por mi inglés) así que me dije "¿Por qué no publico una entrada?" y fue como, "Vale, voy a publicar!" y esa firme decisión me ha llevado hasta aquí.

Tengo un cabreo (sí, cabreo, palabra coloquial que expresa enfado) que no puedo conmigo. Estoy tan asldjfasgdjhgsdjkfhaskdhfkashdjfgsakhfkshfkjasgvjfagsxgsftgajsgfjsdgjsgjdgajfsd ¿me explico?



Entre el estrés de los exámenes, la mala suerte que tengo, los conflictos internos y la efusividad con la que hago cosas que a posteriori no se producen como había planeado. Todo ello junto a las salidas de olla, acompañadas naturalmente con noaguantoalagentedemientorno reducen mi insignificante existencia a una avalancha de malos ratos que, en realidad, no resultan para nada gratificantes.

Se supone que esta "etapa" de la vida es la etapa "loca". Porque como todos sabemos, los adolescentes salen, suspenden, tienen novio, se emborrachan, hacen locuras, fuman, vuelven tarde a casa y una serie interminable de actos que tradicionalmente se han asociado, y todavía hoy se asocian a gente "adolescente". Bueno, pues digamos que menda no encaja en este marco, pero sin embargo es considerada por sus progenitores rebelde, malhumorada, irrespetuosa, maleducada y una larga lista de adjetivos calificativos que expresan características negativas en una persona. Y entonces, me pongo a pensar, y creo, que después de todo (de mis defectos, mis ratos insoportables y mis complejos), no creo que sea tan mala. Simplemente quiero que me respeten como adulta, pero claro, se supone que no soy adulta, y desde un punto de vista realista los adultos tampoco se respetan entre ellos, así que, ¿cómo van a respetar a una adolescente? Imposible ¿cierto?





CIAOOOOO

1 comentario:

Lucicuarey dijo...

pues es verdad, somos adolescentes pero las blogueras creo que somos diferentes, que queremos que nuestra vida vaya por otro camino y nos desahogamos escribiendo, no emborrachándonos aunque ese sea (diciendolo en un tono a lo Sheldon de Bigbang) el protocolo social. Besos y anímatee